Domingo, 12 enero de 2020 – 11:23 p. m.

Photo by Vincent M.A. Janssen on Pexels.com

“… una adolescencia difícil, una paternidad precoz, la muerte de su hija de 2 años en un accidente de tráfico le lanzaron a los brazos de la autodestrucción.

Se alistó en el ejército para redimir sus pecados, esperando que un proyectil acabara con su vida ,equilibrando la balanza. Una alma pérdida buscando el olvido atraves de los horrores de la guerra, la violencia más atroz y salvaje dónde respirar o morir es un juego de azar.

Una huida a ninguna parte, autopistas de alcohol, heroína y meta anfetamína cómo peajes obligados a pagar para seguir en el descarnado teatro de la vida. Hermanos de sangre, lazos y vínculos afectivos forjados a base de miedo, dolor y muerte. Inseparables más allá de lo racional.

” Perro de la guerra” marcado para siempre por el silencio del desierto, incapaz de adaptarse a una realidad mundana a pesar de terapias y fármacos. Recuerdos del pasado irrumpen cómo un trueno en una tormenta de verano,el Imám llamado a la oración, cuerpos mutilados en mercados callejeros, olor a gasolina quemada bajo un sol abrasador.


De repente un rostro conocido en un lugar inesperado que evoca momentos de camaradería y la seguridad de pertenecer al grupo, a la jauría ….. perros de la guerra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: